BMW Serie 3: cuarta generación

BMW 320d

BMW 320d

En mayo de 1998 llegó la cuarta generación del BMW Serie 3, la cual ofreció un incremento aún mayor en la potencia, el confort y la seguridad. El nuevo modelo de BMW era cuatro centímetros más largo y ancho que su predecesor, y por ende, el interior también creció. A fines de 1999, el BMW Serie 3 ascendió al tercer lugar en las estadísticas de ventas, algo que un auto de su clase nunca había logrado antes.

El primer motor  de inyección directa de diesel de BMW hizo su debut en el 320d que ofreció 100 kW/136 hp y llegó a una velocidad máxima de 207 km/h con un consumo de combustible promedio de 17.54 km por litro, y el 318i fue equipado por primera vez con dos ejes de balance.

La medida más sobresaliente en términos técnicos que se implementó en los motores de gasolina de seis cilindros dió la introducción del doble VANOS. Junto con el árbol de levas de la toma y del escape, esta tecnología de ajuste totalmente automática e infinitamente variable proporcionó al motor una curva de par de torsión más resistente y niveles más reducidos de emisiones.

El potente 330d de diesel por primera vez contó con inyección de Common Rail o conducto común. En 2001, BMW presentó el sistema de control de carga sin acelerador Valvetronic. Esta tecnología facilitó la elevación de la válvula de toma variable, incrementando con ello la salida de potencia, en tanto que simultáneamente redujo los niveles de consumo de combustible y de emisiones. Un poco más tarde, Valvetronic pasó  a producción de gran escala.

Asimismo, BMW presentó un nuevo sistema de tracción en las cuatro ruedas para el sedán y el Touring. BMW xDrive opera sin el seguro convencional, ya que esta tarea la asume la intervención de frenado con selección de ruedas. Otra nueva característica añadida fue la distribución totalmente flexible de la potencia entre las ruedas de tracción delantera y trasera.