Ferrari Superamérica 45, un auto único hecho a la medida

Ferrari Superamérica 45

Ferrari Superamérica 45

El empresario neoyorkino Peter Kalikow quien acaba de anexar a su colección automotor un Cabalino Rampante que no tiene gemelo.

El solitario deportivo se dio a conocer con el nombre de Superamérica 45, número que representa la cantidad de años que han pasado desde que el ejecutivo inmobiliario recibiera de manos de Maranello su primer Ferrari.

Estéticamente, el poderoso Ferrari roadtser biplaza se basa en la línea de diseño del Ferrari 599 SA Aperta pero con una variante significativa: se sustituye el techo duro por uno rígido con sistema de apertura oscilatorio, hecho a base de fibra de carbono, muy parecido al instalado en el 575 Superamérica, que le regala al italiano su imagen Cabriolet.

Otras de las modificaciones estructurales que se aprecian en el auto es su nueva toma de aire lateral de doble boca que parecen las branquias de un pez, detalles cromados en la parrilla, retrovisores, manecillas de las puertas y marco del vidrio delantero, rines de cinco radios pintados al color de la carrocería y la exclusiva tintura azul metálico que hace recordar al Ferrari 400 Superamérica que Kalikow adquirió en 1961.

Como era de esperarse, en el interior de la cabina del Superamérica 45 se hace presente el mejor de los cueros del mercado mundial que forra exquisitamente los asientos, tablero y puertas del automóvil. Para dar contraste y brindar un ambiente más deportivo se agregaron elementos ornamentales del mismo material del techo retráctil que fueron meticulosamente pintados de tono añil en honor a su coloración superficial.

Aunque el protagonista es su cara externa no podemos olvidar al musculo mecánico que mueve esta maravillosa pieza colección, única de su especie. El Ferrari 599 Fiorano le presta al Superamérica 45 su corazón V12 de 6.0 litros capaz de desarrollar extraordinarios 620 caballos de empuje; suficiente poder para mantener entretenido al empresario de casi 70 años de edad.

El Ferrari Superamérica 45 no es el primer modelo exclusivo que compone la colección privada de Kalikow, pues en 2006 el acaudalado estadounidense se hizo de un 612 Scaglietti personalizado que la constructora Turinense Pininfarina bautizó con el nombre Ferrari 612 Kappa. El capricho del magnate inmobiliario fue obra del departamento de vehículos especiales de la marca, departamento que se encarga de realizar proyectos exclusivos, previo encargo.