Fórmula 1 Analiza el GP de Bahréin

El GP de Bahréin sigue siendo una icógnita

El GP de Bahréin sigue siendo una icógnita

Las protestas ocurridas en Bahréin entre los meses de febrero y marzo últimos han arrojado cifras más que contundentes: 16 muertos, decenas de heridos y al menos un total de 62 personas detenidas. Si bien desde marzo la situación política de la región alcanzó una calma tensa, el movimiento de revuelta aun no ha finalizado. Los analistas internacionales temen que cualquier evento que se desarrolle en la isla-estado del Golfo Pérsico sea aprovechado para volver a poner el foco en el conflicto.

En tales circunstancias, la realización del GP de Bahréin (una de las más importantes carreras del Campeonato Mundial de Fórmula 1) proyectada para el próximo 30 de octubre, sigue siendo una incógnita.

El patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, no se muestra nada convencido de celebrar el GP de Bahrain en esa fecha. “Mejor que movamos Bahréin al final de la temporada y, si las cosas son seguras, entonces podremos ir. Si no hay seguridad, entonces no iremos y no hay problemas. Hemos oído el informe de la FIA y decía que no había problemas en absoluto en Bahréin. Pero eso no es lo que estoy oyendo ahora”, ha asegurado en recientes declaraciones.

“Nosotros mantuvimos una misión de investigación que reflejaba un espíritu de reconciliación, la situación era estable y nos pusimos de acuerdo por unanimidad, pero tendremos en cuenta el riesgo que pueda existir”, dice, por su parte, Jean Todt, que estaba convencido de la conveniencia de ir a Bahréin pero que ahora no parece tan seguro sobre el particular.

Por último, para agregar una nueva voz al panorama de dudas que atraviesa este tema dentro de la Fórmula 1, se acaba de pronunciar sobre el mismo Max Mosley, anterior presidente de la FIA. “El caballero enviado por la FIA, Carlos Gracia, es un buen hombre, pero no le enseñaron lo que realmente pasa allí”, sostiene.