Mercedes Clase C Coupé, la deportividad alemana más elegante

La tercera carrocería de la Clase C de Mercedes, el Coupé, inicia su vida comercial a finales de este año 2015, después de la presentación del Clase C berlina y del Clase C Estate (el familiar) de última generación. Con esta versión, de enfoque más deportivo, Mercedes ya tiene su nueva y atractiva propuesta para competir contra los Audi A5, BMW Serie 4 o Lexus RC.

El Clase C Coupé -modelo 2016- sustituye a la generación vigente con unas dimensiones mucho mayores. Ahora mide 4,70 metros de longitud, 11 centímetros más, su distancia entre ejes es de 2,84 m., ocho cm. más, y atesora una anchura de 1,81 m., 4 cm. más. Es decir, sus proporciones son más contundentes y transmiten una sensación de un auto más aplomado; incluso hasta el punto de intimidar, algo que el actual Clase C Coupé no tenía.

El diseño también ayuda a mirarlo con mejores ojos. Como su ‘hermano mayor’ Clase S Coupé, el C Coupé ofrece una línea de techo alargada y más tendida, con una cintura alta y las puertas sin marco con retrovisores exteriores separados del cuerpo de la carrocería, que en conjunto realzan el carácter deportivo. Además de estética, esta silueta aporta un coeficiente aerodinámico muy bajo, de 0,26 Cx.

El interior del Clase C Coupé emana la misma elegancia e idéntico lujo que los Clase C berlina y Estate, es decir, la presentación, los materiales y la calidad de los acabados están a la altura de un auto alemán premium de su categoría. Además, incorpora una dotación en seguridad más avanzada con elementos como los asistentes en atasco, el de frenada con detección para viandantes, el sistema de aparcamiento semiautomático, el de lectura de señales de tráfico, o la navegación con conexión a Internet.

A falta de conocer los detalles para cada mercado, Mercedes anuncia cuatro motores de gasolina -C 180, C 200, C 250 y C 300- hasta los 245 hp y dos diésel -C  220d y C 250d- de 170 y 204 hp.