Porsche 911 Carrera 4 GTS tracción en las cuatro ruedas

Porsche 911 Carrera 4 GTS

Porsche 911 Carrera 4 GTS

A pesar que la actual generación del Porsche 911, el 997, estará fuera de circulación en 2012, la ensambladora teutona no se desanima en su afán de explotar al máximo la imagen del célebre vehículo que muestra un espacio de acomodo para un nuevo modelo que completa la familia de este polifacético deportivo.

Esta versión 911 Carrera 4 GTS, con carrocería Coupé y Cabriolet, se muestra mucho más enérgico que los ya conocidos Carrera S y Carrera 4S que se ven superados en poder por el recién llegado alemán gracias a una modificación del conducto de admisión del motor bóxer seis cilindros de 3,8 litros que todos llevan a cuesta. Dicha remodelación mecánica regala al nuevo 997 23 caballos de fuerza a los nada aborrecibles 385 que desarrollan sus hermanos menores.

De serie, el Porsche Carrera 911 4 GTS se ofrece con un cambio manual de seis velocidades que ayuda a acelerar al modelo Coupé desde su posición de reposo hasta los 100 Kilómetros por hora en tan sólo 4,6 segundos; el Cabriolet lo logra en 4,8. Bajo pedido, se puede equipar cualquiera de las dos versiones con una transmisión de doble embrague y siete marchas PDK que reduce en 2 décimas de segundo el tiempo de recorrido.

Aunque el incremento de poder es una buena señal, definitivamente el cambio más significativo que experimenta el 911 actual es la utilización del sistema de tracción total en las cuatro ruedas que implica mayor seguridad en la conducción al mejora sustancialmente la estabilidad, arrastre y maniobrabilidad del vehículo sin dejar de ser divertido.

Visualmente, los nuevos modelos del Porsche Carrera 911 4 GTS difieren en algunos detalles de su homólogo de dos ruedas motrices. Se incluye la plataforma delantera Sport Design con borde del alerón pintado en negro y faldones laterales especiales, también con tono oscuro, trae tatuado su nombre en las puertas y la tapa posterior, equipa ruedas de 19 pulgadas heredadas del RS Spyder en negro con tuerca central, llantas con bordes brillantes medida 305/30 ZR19 en el eje posterior, mayor amplitud de carrocería y la característica distintiva de todos los modelos con tracción total como es la tira reflectora adicional entre los faros traseros.

Por dentro, el conductor y pasajero viajan en asientos deportivos tapizados en cuero Alcantara color negro que se ven engalanados al hacer equipo con el panel de control, volante, palanca de cambios, manijas de las puertas y freno de mano, todos recubiertos en piel de alta suavidad al tacto.

El Porsche 911 de tracción integral se sitúa un escalón por debajo del 911 Turbo y rivaliza directamente con el Audi R8 y el Nissan GTR, que resulta menos exclusivo, pero también más económico, más potente y rápido que los dos modelos alemanes.