Toyota Auris HDS, tecnología híbrida

Toyota Auris

Toyota Auris

Entre las variadas propuestas que ofrece la firma, acaba de presentar el Toyota Auris HSD, un modelo compacto que ofrece tecnología híbrida en una suerte de democratización de las ventajas de la mencionada tecnología.

Además de su agradable diseño (un signo de sus compañeros de marca), el Toyota Auris HSD posee una habitabilidad muy fuerte para sus 4,25 metros de longitud. Según los analistas especializados, se trata de un vehículo muy equilibrado que, al disponer de tecnología híbrida, llega a cotas más altas de eficiencia sobre todo en su desempeño urbano.

En el Toyota Auris HSD, Toyota combina un potente motor de gasolina de 1,8 litros y 99 CV de potencia con otro eléctrico capaz de entregar 88 más, para obtener un rendimiento máximo combinado de 136 CV, más que suficientes para un automóvil de su planteamiento. Es de destacar que la aportación del propulsor eléctrico (que se alimenta por intermedio de una batería de níquel colocada bajo el maletero) permite una reducción significativa de los consumos de combustible y de las emisiones de CO2 al circular por la ciudad (escenario donde todas las ventajas del sistema salen a relucir).

Un elemento a tener en cuenta es que el conductor no necesita intervenir en forma alguna para disfrutar de las posibilidades híbridas debido a que es el propio sistema de gestión el que decide el modo de funcionamiento más aconsejable en cada circunstancia de conducción. El motor de gasolina se detiene en los semáforos y el Auris es capaz de circular en modo completamente eléctrico (cero emisiones) teóricamente durante dos kilómetros y hasta a 50 kilómetros por hora, aunque en la práctica es menos en distancia y velocidad. En cualquier caso, la aportación del motor eléctrico (con baterías que se recargan con la energía cinética de las deceleraciones y frenadas) se deja notar en esas condiciones, porque en carretera y con mayor exigencia la situación tiende a cambiar, ya que los consumos de combustible no son ya más bajos que los de un moderno propulsor diesel y tampoco lo es el nivel sonoro del motor.