Una raya más al tigre. Otra demanda para Luis Miguel

No solo debe a Alejandro Fernández, también a su disquera Warner Musica, el monto asciende a más 3 millones de dólares.

Luis Miguel, de 46 años, acordó reembolsarle a Warner Music 3 millones 650 mil dólares en 2014, sin revelarse los motivos de este adeudo, y ahora el caso triunfó ante la Corte de Los Ángeles. Y aunque fue una de las estrellas que más facturó para la compañía, vendió un aproximado de 100 millones de copias, hoy El Sol vive en el ocaso.

De acuerdo a la cadena hispana Telemundo, el año pasado Luis Miguel renegoció la fecha en la que devolvería tal cantidad, bajo una confesión firmada ante un tribunal en Nueva York, donde manifiesta estar al tanto de esta deuda. Luis Miguel Gallego Basteri firmó en 1987 como artista exclusivo de WEA Latina, sello propiedad de Warner Music México, con su noveno disco Soy como quiero ser. Desde entonces, con esta empresa, ha lanzado 21 álbumes, con ventas nunca menores a un millón de unidades por cada obra musical.

Dos demandas más nublan el panorama de Luis Miguel, una con su colega Alejandro Fernández, El Potrillo, y la otra con su ex manager William Brockhaus. Y no es todo. Algunas deudas del pasado aun le pesan, una por rentas retrasada de una propiedad, otras del paparazzo Tony Echeverría y una más de una empresa de remodelación de interiores a la que le debe 100 mil dólares por unas adecuaciones en una de sus propiedades.

En 1982, con tan sólo doce años de edad, Luis Miguel graba su primer disco. Éste será el comienzo de una trayectoria artística excepcional. En 1992 es el único artista latinoamericano invitado a participar en la grabación del disco Barcelona Gold con motivo de los Juegos Olímpicos. Recibe el reconocimiento por parte de la RIAA (Recording Industry Artists of America) a raíz de la venta de más de dos millones de copias por Romance y Segundo Romance en EE.UU, logro histórico al ser el primer artista extranjero cantando en su propia lengua que consigue esta hazaña.