Taylor Swift regresa a las plataformas streaming incluyendo Spotify

Desde el 2014 se había retirado del streaming por considerar que se le pagaba poco

Justo a media noche Taylor Swift le dio a sus fans el mejor de los regalos, regresó a la plataforma streaming que había abandonado en el 2014. 

Tuvieron que pasar tres años para que los fans pudieran tener nuevamente en sus listas de Spotify la música de Taylor quien finalmente anunció en sus redes sociales que su música estaría disponible en todos los servicios de streaming a partir de la medianoche de este jueves.

“En la celebración de 1989 la venta de más de 10 millones de álbumes en todo el mundo y el anuncio de certificación de 100 millones de la canción de la RIAA, Taylor quiere dar las gracias a sus fans haciéndola todo el catálogo disponible para todos los servicios de transmisión de esta medianoche,” 

Los 5 discos de la cantante, incluyendo 1989, están disponibles en Spotify, Pandora, Tidal, Amazon y otras plataformas de streaming, su representante confirmó a Billboard .

Swift retiró sus canciones de Spotify en 2014 por considerar que no les pagan debidamente a los artistas. Su repertorio solo estaba disponible en Apple Music.

Además de la música de Apple,  y sin servicio de streaming se atrevió a lanzar su último disco. Swift sólo le permitió a Apple transmitir 1989 después de que la plataforma de artistas decidió pagar las regalías durante su prueba gratuita de tres meses.

Demostró que con o sin streaming es una de las cantantes más queridas y reconocidas que logra vender la mayor cantidad de discos. Es considerada como la solista que más dinero gana.

Su movimiento en el 2014 cuando decidió retirarse de las plataformas gratuitas ya que ella consideraba que desvalorizaba el trabajo de los músicos ofreciendo su material sin ningún costo, hoy ya tiene resultados.

En estos tres años los servicios de streaming han crecido con el pago de suscriptores, por ejemplo, Spotify en septiembre del año pasado aseguraba que había desembolsado más de 5.000 millones de dólares por derechos de autor.