Salió a la luz Mildred Baena, ex amante de Schwarzenegger

Arnold Schwarzenegger
Arnold Schwarzenegger

“Hace un año mi hijo se enteró quién era su padre y su respuesta fue cool! (¡genial!)”, declaró Baena a un tabloide británico, información que fue retomada por medios locales.

Hace un mes Mildred Baena se ubicó en el “ojo del huracán” al revelarse que por su relación con Schwarzenegger, de la que nació un niño ahora de 13 años, podría ser la causa del inminente divorcio.

Baena también compartió que la pareja del ex gobernador de California, María Shriver, quien fue su jefa por 20 años, la increpó en el verano pasado para saber si el padre de su hijo era Arnold.

“Desde semanas antes lanzaba indirectas y me decía que si tenía algo que decir, pero sólo le respondía que no”, contó la originaria de Guatemala y quien aparentemente radica en Bakersfield, California.

“Hasta que llegó un día en que a quemarropa me preguntó que si mi hijo era de Arnold, caí de rodillas y llorosa acepté que sí”, señaló.

“Después de eso me pidió que me levantara, pero también me dijo que me debería ir de la casa y de mi trabajo, y así lo hice”, expresó.

Shriver contrató a un abogado para que se realice el trámite del divorcio, que de concretarse podría ser el más caro en la historia de Estados Unidos.

Se ha especulado que en la división de propiedades, ambas partes podrían repartirse en cantidades iguales una fortuna aproximada a los 400 millones de dólares.

Padre e hijo
En el tabloide británico Baena posa con su hijo de 13 años y en donde se muestra su gran parecido con el político y actor hollywoodense de películas como “Mentiras verdaderas” y “Terminator”.

Baena manifestó que su hijo tiene esperanza de forjar una relación más sólida con su padre de 63 años.

Mildred también aceptó que conforme el menor iba creciendo, su parecido con Schwarzenegger era cada vez mayor y eso era evidente con el tiempo.

Cuando María a cada rato me decía cosas como: “Estoy aquí si necesita hablar, comprendí que algo estaba pasando. Le tengo tanto amor y tanto respeto a María”, remató.

“Cuando le acepté quién era el padre, ella lloró conmigo y me pidió que me levantara después de haberme arrodillado. Nos abrazamos y le dije que no era culpa de Arnie. Que se necesitan los dos”, apuntó.

“Es un buen hombre y sé que él está sufriendo también. Él ama a María. Espero que con el tiempo puedan rescatar su matrimonio”, agregó quien trabajó en la casa de esa familia en Brentwood, California.