Conoce a VoB, la banda trash metal de niñas musulmanas en Indonesia

Voice of Baceprot, o VoB, ¡rockea mejor que muchas bandas de occidente!

Fue un día aburrido en la clase de música que encendió una rebelión en tres adolescentes indonesias que usan hijab como marca la tradición musulmana, y quienes están rompiendo estereotipos con su banda de trash metal Voice of Baceprot, o VoB.

“Me enamoré del metal desde la primera vez que lo escuché. Se sentía tan rebelde “, dijo Firdda Kurnia, de 16 años de edad. “Creo que nos encontramos en la música.”

Kurnia es vocalista y guitarrista de Voice of Baceprot, el grupo de metal que formó en 2014 con Eusi Siti Aisyah en la batería y Widi Rahmawati en el bajo.

La banda ahora se está abriendo paso en la escena musical asiática, causando consternación entre los más conservadores. Incluso las adolescentes han sido amenazadas de muerte y recibido correos de odio.

VoB ha logrado aclamación en toda Java tras aparecer en televisión nacional, recompensa por la dedicación de las chicas que cada día después de la escuela practicaron diligentemente sus ritmos de thrash metal y letras originales.

Esta semana las mujeres jóvenes se saltaron de la escuela para viajar cuatro horas por carretera a la capital Yakarta para actuar en vivo en la televisión nacional.

“Sobre todo me gustan las bandas de afuera”, dijo Kurnia seriamente mientras la banda esperaba el momento de tocar en el set de CNN Indonesia. “Sabes … como Slipknot, Rage Against the Machine y Lamb of God“.

Las niñas estaban vestidas con jeans negros, haciendo juego con pañuelos del mismo color y camisetas con las letras VoB, no sólo una abreviatura del nombre de la banda, sino una palabra que significa “ruidoso” en su lengua sundanés.

Su mercancía también cuenta con el lema de VoB: “El otro lado del metallismo”.

¡Mira el video aquí!

“Mucha gente piensa que la música de metal es satánica, pero estamos mostrando que hay una sombra diferente, un lado diferente de la música”, dijo Erza Satia, de 35 años, el profesor de música que introdujo a las chicas a heavy metal, y ahora es su manager.

Satia dijo que la música es una manera constructiva y creativa para sus estudiantes de evitar los vicios como las drogas y el “sexo libre”, término utilizado para referirse al sexo antes del matrimonio.

Indonesia tiene 250 millones de habitantes y un 90% son musulmanes (la mayoría moderados), pero en la relativamente conservadora Java Occidental, la banda de niñas ha levantado muchas cejas y se ha ganado odiadores.

De hecho Satia ha recibido llamadas telefónicas amenazantes que le presionan para deshacer la banda, mientras que los líderes religiosos han tratado de impedir los conciertos de VoB, incluso arrancando el cable de suministro eléctrico para cortar el sonido.

El inicio, los padres de las niñas estaban incómodos. Pero hoy, como dice la baterista Siti, su mamá la está mirando orgullosa en la TV.

A medida que la reputación de la banda ha crecido, también cuentan con el apoyo y el orgullo de su familia y comunidad.

“Podemos jugar al metal y proteger nuestra moral. Por supuesto el Islam y el metal pueden coincidir. ¿Por qué no?”, dijo Kurnia.

“El metal es sólo un género musical. El problema es que a menudo se asocia con cosas malas, pero no tiene por qué serlo”.