Existen alimentos que podrían ser culpables de tu acné

Puede haber alimentos que estén agravando nuestro acné sin darnos cuenta

En este artículo veremos como hay alimentos que podrían ser culpables de tu acné. El acné es una enfermedad que afecta las glándulas sebáceas. Los pequeños hoyos en la piel se llaman poros y se conectan a las glándulas sebáceas por debajo de la piel. Estas glándulas producen una sustancia grasosa llamada sebo.

Los poros se conectan a estas glándulas a través de un canal que se llama foliculo y, dentro de los folículos, el sebo transporta las células de piel muerta a la superficie de la piel. Un vello delgado también crece por debajo de la piel y pasa a través del folículo para llegar a la superficie. Cuando se tapa un folículo, se crea un grano o espinilla.

Más allá de la predisposición genética o del tipo de piel la dieta que llevamos puede estar fomentando la aparición del acné.

El Chocolate 

Una verdadera mala noticia. Son varios los beneficios del chocolate, sobre todo cuando estamos deprimidos, pero también es el culpable de los granitos en tu rostro. Si no puedes dejar de consumirlo te aconsejamos que elijas cacao puro.

El Pan

El pan blanco es un enemigo para tu salud y para tu piel. La harina refinada con que se manufactura se convierte en azúcar apenas llega a tu cuerpo. Aunque no seas intolerante al gluten, si quieres lucir un cutis de porcelana deberías dejar de consumir todo tipo de alimentos que contengan harina blanca (pastas, pizzas, galletas, etc.).

Comida picante

Si bien se cree que es ideal para quemar grasas porque eleva la temperatura del cuerpo, también puede empeorar el acné y las erupciones. Un plato mexicano picoso de vez en cuando no es malo, pero sí lo es abusar de los condimentos o picantes si tu objetivo es reducir los granitos.

Leche desnatada

Un macroestudio realizado durante más 12 años, el “Nurses Health Study”, contó con la colaboración de unas 77.761 enfermeras para llegar a una importante conclusión. Del estudio, las que bebieron más leche en la adolescencia tenían tasas más altas de acné en la adolescencia frente a las que bebieron menos.

Aceites vegetales

Ya sabes que hay grasas buenas y grasas que hay que evitar, como las trans y los ácidos grasos omega-6, abundantes en los aceites vegetales como el maíz y la soja (muy presentes en la dieta occidental moderna) y culpables del aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, estos aceites causan estragos en la piel y lo peor es que hay estudios que demuestran que el acné es una enfermedad inflamatoria. Por lo que todo está relacionado.