Alorgasmia: ¿De qué se trata esta práctica sexual?

Si piensas en alguien que no es tu pareja mientras tienes relaciones, entonces presentas alorgasmia

La Alorgasmia es el término que se utiliza para designar a aquellas personas que, mientras practican el sexo con su pareja, piensan en otras u otros en el momento de alcanzar el orgasmo… o como medio para obtenerlo.

Esa tercera persona no tiene que ser, necesariamente, alguien famoso o “inalcanzable”, sino que puede ser un o una colega de trabajo, o cualquiera con la o el que se haya entrado en contacto. Lejos de lo que suele pensarse, esto no es malo para la pareja, sino que es positivo.

Estudios realizados en Estados Unidos certifican que la alorgasmia genera un mayor acercamiento en la pareja y un elevado nivel de complicidad entre ambas personas. En ese sentido, proyectar el deseo en una persona amada tiene efectos positivos en la relación.

En contra del pensamiento más extendido, que sostiene que fantasear con terceras personas puede resultar perjudicial para una relación sentimental e incluso considerarse infidelidad, algunos estudios científicos han confirmado recientemente que es una de las filias cada vez más aceptadas por las parejas, llegando a producir un mayor acercamiento y complicidad entre ambos. El hecho de que de vez en cuando proyectes tu deseo en alguien que te atrae no significa que no quieras a tu pareja.

Las fantasías de este tipo no son otra cosa que procesos mentales que, en el momento del sexo, ayudan a ponerse a tono, y son grandes reveladoras de nuestros deseos más íntimos. Según expertos, pueden servir como una alternativa para romper con la rutina y monotonía que se genera en muchas parejas.
Las fantasías sexuales son, en la mayoría de los casos, inofensivas. Pero en algunos momentos pueden hacer que te distancies de la pareja al hacer el amor.

Vivir en un mundo parelelo no funciona cuando tienes a tu lado a alguien que forma parte de la vida terrenal, pues puede verse afectado, pese a saber de sobra que una fantasía nunca será alguien real. Sin embargo, si la alorgasmia se repite muy a menudo, lo que empezó como un juego inofensivo puede convertirse en un grave problema que haga que los miembros de la pareja se distancien y se vuelvan desconfiados.