¡Auxilio me quedo calva! perder el cabello durante el postparto es normal

Perder cabello es normal durante el postparto es normal, no te alarmes.

En pleno postparto y aparte de sufrir las inclemencias de la adaptación con la llegada del nuevo bebé, el cambio hormonal y el “ajuste” del cuerpo, resulta que el cabello se cae de manera “anormal”.

Seguramente pensarás que te quedarás calva, pero no será así, es parte de la etapa que estás pasando. Es muy normal que se pierda un poco de cabello y habrá mujeres que pierden más que otras.

Te explico el por qué te pasa esto: durante el embarazo sufres de cambios hormonales lo que hace que tu cabello entre en la fase de permanencia, es decir,  se caerá menos cabello diariamente incluso se llega a sentir un poco más grueso y habrá quien te diga que luce espectacular.

Una vez que nace tu bebé, más o menos a las 12 semanas del parto, los niveles hormonales se nivelan y entonces comienza la fase de caída y no dudo que llegues a alarmarte por ver cómo cae a puños.

En promedio caen entre 100 a 125 cabellos al día, durante el postparto llegas a perder cerca de 500 al día. Eso puede asustarte, pero es normal.

 

¿Qué se puede hacer para evitar la caída del cabello?

 

Prácticamente nada simplemente ser paciente mientras superas esta etapa. Normalmente nos damos cuenta de la cantidad de caída mientras nos bañamos o cepillamos, lo que puedes hacer es lavarlo con menos frecuencia de lo que estás acostumbrada y evitar usar secadora o plancha para secarlo, así reduces la caída del pelo.

Una vez que termine la fase de caída, poco a poco comenzará a crecer un cabello muy fino a lo largo de la línea de crecimiento. Puedes aprovechar un cambio de look usando un copete para que lo puedas ocultar mientras termina de crecer.

El cabello tomará su grosor normal tal y como lucía antes de embarazarte después de seis meses del parto pero toma en cuenta que tal vez la textura no llegue a ser exactamente igual.

Pero si después de estos seis meses sigues perdiendo cabello te recomiendo consultes a un dermatólogo o con tu médico puede significar una deficiencia de hierro, lo cual es muy común.