Boxeo, las ventajas de un deporte que sí es cosa de chicas

No se trata del lanzarte al combate profesional (o sí), se trata sobre todo de mejorar tu salud y tu silueta

Mujeres boxeando, ¿por qué no? No solo para mejorar su salud y su silueta, sino también como técnica de defensa personal en un mundo en el que ser mujer sigue siendo un peligro. El boxeo es lo de hoy.

Quema (muchas) calorías, tonifica abdomen, piernas y brazos y es la perfecta terapia antiestrés. Si pruebas poniéndole al costal la cara de tu ex, verás que además es súper divertido.

El boxeo femenino cuenta con seguidoras en todo el mundo. Y no se trata de que lances al combate profesional, puedes practicarlo como rutina de ejercicio y al mismo tiempo, descargar adrenalina y potenciar el autocontrol.

Con esta disciplina aprenderás a bloquear a tu adversario, a no bajar la guardia y, sobre todo, a golpear de forma contundente y eficaz. Y no para que andes por ahí noqueando a cualquier, sino para situaciones de verdadera inseguridad.

Si quieres un buen ejercicio todo en uno, estás a 5 razones de elegir el boxeo:

  1. Quema acelerada de grasa. En una sesión de alta intensidad se pueden llegar a quemar hasta 900 kcal. Muchas calorías en poco tiempo.
  2. Trabajas todo el cuerpo (sí, todo). La espalda y el abdomen son los que más trabajarás, pues los golpes reciben toda su fuerza del tronco. Afinarás cintura, moldearás piernas y por supuesto tus brazos estarán más tonificados. Estás justo a tiempo para conseguir ese cuerpazo de verano.
  3. Reduce el estrés. Ya no desquitarás con tu ira con tu pobre compañero de trabajo. Con este deporte liberas tensión y adrenalina. Después podrás ver las cosas con mayor objetividad.
  4. Es bueno para el corazón. Se acelera el ritmo cardíaco, mejora la circulación sanguínea y aumenta la resistencia física.
  5. Equilibrio y coordinación. Después de una sesión de box, mejorarás hasta en el baile. Al fortalecer estas habilidades puedes evitar caídas o golpes por falta de coordinación motora.