Carne de bisonte, una opción más saludable

La carne de bisonte se ha popularizado porque es suave, magra y un tanto más dulce que la carne de res.

La demanda de carne saludable entre los consumidores ha hecho de la carne de bisonte una buena opción. Quienes gustan de la carne de bisonte dicen que ésta es suave y su sabor es similar al de la carne de res, pero un tanto más dulce. Ya que es muy magra, los expertos en su preparación dicen que se necesita un fuego menos intenso que el de la carne de res; recomiendan que los bistecs de bisonte no se cuezan más allá de término medio o medio rojo. Si por el contrario, el consumidor gusta de la carne bien cocida, pueden prepararla en estofado.

El principal criador de bisonte en el mundo (con 55 mil cabezas), confundó en el 2002, la cadena de restaurantes Ted’s Montana Grill. Fue así como se ayudó a darle popularidad al bisonte y en la actualidad vende cerca de 1.5 millones de libras de bisonte al año.

Aún así, la carne sigue siendo una opción especializada ya que alrededor de 92 mil cabezas de bisonte fueron procesadas el año pasado en Norteamérica. Dicho número es menor al de la producción de carne de res en un sólo día en Estados Unidos. Cabe destacar que el bisonte es más fácil de criar que la res, pero hay desafíos como los salvaje que es.

En cuanto a los precios, éstos han aumentado. Ahora, la carne cruda de bisonte se vende aproximadamente a 15 dólares el kilogramo y en el pasado, solía costar 10 dólares. El precio de la carne de bisonte ha aumentado porque aunque estos animales sean conocidos como “animales que se cuidan solos”, la mayoría de los cuidadores ha tenido dificultad para aumentar el número de bisontes que pueda cubrir la demanda.

Eichten, quien ha criado bisontes por 22 años, dijo que no prevé que la demanda caiga como ocurre con otros alimentos de moda. La gente “quiere ese producto fresco y producido localmente, y está dispuesta a pagar extra por él”, afirmó.