¿Cómo calcular tu planeta regente o gobernador?

Los antiguos astrólogos consideraban cada carta como un plan cósmico gobernado por un determinado planeta. Hoy en día ese planeta es comúnmente asignado por el planeta que rige el signo solar o ascendente. Pero de acuerdo con los viejos maestros, este había sido calculado por una fórmula simple para saber a ciencia cierta el planeta regente o demonio, el cual cual a menudo es aún más importante que el signo solar. Los antiguos astrólogos  tenían la creencia, como se expone en el Timeo de Platón, que cada alma era asignada a una cierta estrella en el nacimiento, y cada cuerpo estelar o planeta era también un alma inteligible.
En su libro “La obtención de la vida de los Cielos”, el astrólogo latino  Marsilio Ficino señala el método tradicional de encontrar el planeta ascendente. Ficino explica que para alguien que nació de día se debe calcular el intervalo de su Sol para su Luna; mientras que para alguien que nació en la noche, se debe computar desde su Luna hasta su Sol. Una vez que tenemos la distancia en grados, la sumamos a su ascendente; el planeta que rige la constelación, el resultado de la suma es su demonio o gobernador. Este es también conocido como el camino de la fortuna.
Por ejemplo alguien que nació con el Sol en Virgo 29 grados y la Luna en Cáncer 18 grados en la noche y el ascendente en Cáncer 13, tiene a Mercurio como planeta regente, Mercurio rige Virgo, que en estos casos es también el signo del Sol, aunque no tiene que ser la mismo. Así que ahí lo tienen, un método sencillo para traer algo de la magia antigua de los dioses, a la vida diaria.