Cómo vestir a tu bebé para su primera Navidad

La primera Nochebuena es un momento en el que cada detalle marca una diferencia. Su primera Navidad junto a ti es un pretexto perfecto para dejar volar la imaginación al momento de vestir a tu bebé.

Baby hooded all-in-one de Stella McCartney Kids

Como el resto de la familia, al bebé de la casa también hay prepararlo para que se vea bien en la cena de Navidad. Uno de los criterios básicos, a la hora de elegir su ropa, es que esté protegido del frío, pero cuidando que no se encuentre incómodo, porque puede sentirse molesto.

Los recuerdos que guardamos en el corazón están llenos de detalles y es por ello que poner atención a estos es una excelente manera de convertir la celebración en un momento inolvidable. Las opciones para vestir al nuevo integrante de la familia son muy amplias y en muchas ocasiones, divertidas.

Las gorritos, guantes, bufandas y zapatos tejidos son opciones excelentes y cómodas para mantenerlo resguardado del frío y adhoc al momento. Además, hay muchas prendas con motivos navideños que sólo en el caso de los niños lucen bien. Arriésgate y juega con detalles como renos, duendes y nochebuenas para vestirlo, verás que en un futuro, las fotografías de su outfit serán un clásico de tus álbumes familiares.

 

 

Solemos tener recuerdos de nuestro pasado como niños, pero a partir de cierta edad, y no precisamente del tiempo en que fuimos bebés. Pero los pequeños de la casa también se merecen estar bien vestidos para la noche de navidad. Viendo las fotos y los videos, lo agradecerán años después. Uno de los criterios esenciales para vestir al bebé, de cara la nochebuena, es que estén a cubierto del frío, pero evitando que las prendas puedan causarles picores o puedan hacerlos sentirse incómodos. Es aconsejable colocarles varias capas, para poder quitarles ropa si sienten calor. Si no está a gusto, terminará llorando y esto no lo queremos. La ropa con gorro son prácticas, porque se le puede tapar la cabeza al estar en el exterior, y destaparla al entrar en un interior. Además, los leotardos y polainas no deberían faltar, ya que pueden adaptarse a niño y a niñas, con una edad en la que no es necesario ser tan tajante con los géneros. Para los pies, elegir siempre calzado que no le apriete los pies.