Consejos para que no muera el sexo

El sexo es una actividad placentera para todo ser humano. Si estás llegando a un punto en el que ya no disfrutas del sexo como antes o simplemente cada vez tienes menos sexo, ¡no dejes que muera! Sigue estos consejos para que no muera el sexo:

Practica, practica y practica

La mejor forma de hacer que no muera el sexo es teniendo sexo. Sin embargo, recuerda que no se trata de sólo tener sexo sino de sentir la conexión que te mantiene unida a tu pareja.

Prioriza el sexo

El sexo no es sólo una actividad para sentir placer sino que tiene muchos beneficios sobre la salud, así que si estás ocupada, tómate el tiempo para hacer el amor.

Haz el amor, no la guerra

El sexo es la mejor manera de aliviar las tensiones de la vida cotidiana, tómatelo en serio. Pero no olvides que el sexo no siempre debe ser explosivo para que lo disfrutes. Aprovecha los 11 puntos de placer en el hombre y todo aquello que tú sepas que les encantará a ambos.

Evita la monotonía

Si usualmente tienes una postura pasiva, arriésgate y sorprende a tu pareja asumiendo la posición activa. La monotonía hace que muera el sexo aún más rápido. Usa ropa interior nueva, decora la habitación de forma sensual, házle un masaje, métanse a la tina para tener sexo. ¡Usa tu imaginación! Intenten cosas nuevas (como los juguetes sexuales, los tríos, nuevas posturas, sexo oral)…

No lo programes

Para que no muera el sexo es esencial que no lo programes. Inyecta emoción que avive la chispa de amor entre tú y él. Deja que haya sexo en la tina, en la regadera, en el carro, en la cocina y en cualquier lado que se te ocurra. Pídele sexo cada vez que quieras y si él te lo pide, acepta: ¿qué pierdes?

Comunícate

Otro punto más que hace que no muera el sexo es estar satisfecha con él. Propicia la comunicación con tu pareja y hablen sobre lo que les gusta, lo que no, lo que se puede cambiar o mejorar y todo aquello que los ayudará a tener sexo feliz que los haga querer más y más.

Despreocúpate

No te preocupes por cómo lo hacen los otros; unos son mejores, otros peores, otros iguales, ¿qué más da? Disfruta de la singularidad de tu sexualidad y haz todo lo que está en tus manos para que no muera el sexo…