Cosméticos naturales para la piel

De una forma muy fácil puedes aprovechar los cosméticos naturales y lucir una piel increíble.

En casa, algunos elementos totalmente sacados de la naturaleza resultan ser cosméticos naturales para cuidar la piel:

Germen de trigo

El germen de trigo obtenido por presión en frío resulta muy beneficioso para la salud en general pero en especial para la piel. Tiene un alto contenido en ácido grasos insaturados y su sabor es muy rico.

Puedes aprovecharlo para broncearte la piel naturalmente tomando una cucharadita cada mañana.

Rosa mosqueta

El aceite de la rosa mosqueta es reconocido por su efecto regenerador en la piel. Para atenuar las arrugas, cicatrices y marcas de acné, aplícalo directamente. Además, resulta útil para regenerar las estrías.

Prímula (onagra)

El aceite obtenido de la prímula es altamente popular ya que conforma uno de los cosméticos naturales más efectivos para el cuidado de todo tipo de piel. Ya que es rico en ácido gammalinolénico, es un precursor directo de las hormonas prostaglandinas.

Aplicado de 2 a 3 veces al año durante 21 días seguidos, es un regulador del sistema hormonal y la digestión. A su vez, ayuda en casos de eccemas, psoriasis y acné, y tiene una acción anti envejecimiento y propicia la regeneración de las arrugas de la piel.

Árbol de té (Tea Tree)

Este aceite resulta de la destilación en alambique de las hojas del árbol maleleuca alternifolia. Éste, es de los cosméticos naturales para la piel que mayores beneficios aporta, pues funciona para todo. No es tóxico y todas sus propiedades benefician generosamente la piel.

Para el acné, lava bien la cara y con un algodón, aplica 1 gota de este cosmético natural sobre cada granito. Usa la esencia del árbol de té.

Karité (shea butter)

La manteca de karité proviene de las nueces de karité. Ésta actúa sobre la piel brindándole protección contra las agresiones exteriores y los rayos del sol, por lo que frecuentemente se usa como protector solar. Tiene propiedades suavizantes y nutritivas, activa la regeneración de la piel y popularmente se cree que evita la formación de estrías.

Puedes aplicar directamente la manteca de karité sobre la piel. En los labios y la zona de los ojos resulta efectiva porque es apropiada para pieles sensibles, secas y poco hidratadas, también para las que se “pelan” muy amenudo.