Depilación láser, todo lo que necesitas saber

Es importante que sepas cómo funciona la depilación láser y con cuánta regularidad debes acudir a las sesiones.

La depilación láser es uno de los mejores métodos de depilación que puede ser usado en cualquier parte del cuerpo con resultados muy notables. La mejor característica que tiene este tipo de depilación es que es el único método que consigue reducir el vello de manera permanente.

Este método de depilación es indoloro, seguro, eficaz, sencillo y permanente en la gran mayoría de casos. Es apto para personas de cualquier edad y sexo; además, puede ser aplicado en cualquier parte del cuerpo, desde el rostro, hasta las piernas y área del bikini. No daña las glándulas sebáceas o sudoríparas ni la piel, por el contrario, deja la piel suave, tersa y rejuvenecida gracias al efecto estimulante de la luz sobre el colágeno.

Pero antes de decidirte tienes que saber, debes saber lo siguiente:

Procedimiento

Un haz de luz guía el láser y busca una masa de folículos (no sólo uno) destruyendo la raíz de los mismos. No busca la piel sino los folículos pilosos. Para evitar molestias y que el paciente se sienta mejor durante la sesión, suele utilizarse un gel o criógeno que enfría la piel.

El láser actúa con el vello en su fase anágena, es decir, la fase de crecimiento porque el 85% del vello se encuentra en esa fase.

Sesiones

  • Las sesiones para la depilación láser no tiene una duración específica, ésta depende de la parte del cuerpo a depilar. Áreas pequeñas (como el área del bikini o las axilas) pueden durar al rededor de 15 minutos; las áreas grandes (como espalda y piernas) pueden prolongarse hasta por una hora.
  • Debes esperar de 4 a 6 semanas entre cada sesión, pues aunque no puedas ver el vello, puede existir el crecimiento activo debajo de la piel. Éste es encontrado por el láser y el folículo piloso es eliminado. Es importante que tomes en cuenta que el vello facial debe ser depilado con mayor frecuencia.

Clínica

Es preferible que busques una clínica con instalaciones limpias y que cuente con equipo estéril. No te dejes llevar por las clínicas que anuncian promociones o que no tienen una apariencia higiénica. No te arriesgues.

También averigua cuánta experiencia tienen y concreta una cita para hacerles todas las preguntas que tengas.

Y no te olvides de averiguar cuál es el paciente ideal y qué cuidados debes tener.