El mejor desmaquillante al alcance de tu alacena

Más allá de un desmaquillante profesional, existen ingredientes naturales que puedes usar para desmaquillarte

Desmaquillarte el rostro diariamente es fundamental para mantener la piel hidratada, con buen aspecto y evitar, a la par, la aparición de impurezas como granitos y puntos negros. El mejor desmaquillante podría estar en tu alacena.

Si en algún momento te quedas sin desmaquillante o sencillamente no te funcionan bien los comerciales, opta por estos ingredientes que no solo desvanecen tu maquillaje, sino que también tienen múltiples beneficios para la piel.

  1. Aceite de almendras. Es especialmente bueno para desmaquillar ojos sensibles. Además, puedes usarlo en el rostro para mantener la suavidad de la piel y sirve como ayuda para el crecimiento de las pestañas, Actúa también contra el envejecimiento prematuro.
  2. Yogurt natural. Solo o combinado con otros ingredientes disuelve restos de maquillaje, al mismo tiempo, sirve como mascarilla. Rejuvenece y limpia la piel. 1 vaso de yogurt contienen 180 miligramos de calcio, 240 de potasio, 17 de magnesio, vitamina a y vitaminas del grupo B entre las que destacan vitamina B2, B12, ácido fólico y niacina.
  3. Aceite de coco. Debido a su textura oleosa es fácil de aplicar y remover. Tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas que pueden ayudar a prevenir y combatir infecciones en la piel. Además, contiene ácidos grasos de cadena media, los cuales ayudan a restablecer el pH de la piel.
  4. Infusión de manzanilla. Podrás retirar la mascara para pestañas, las sombras y hasta el insufrible delineador. Es una de las plantas medicinales más populares y fáciles de encontrar del mercado. Es hidratante, un antiinflamatorio natural y además ayuda a reducir la presencia de granos y acné debido a sus propiedades antisépticas. Haz una infusión de manzanilla. Con el agua empapa un algodón y limpia a profundidad.
  5. Aceite de oliva extra virgen. Aplícalo con algodón y no olvides lavarte el rostro después de retirarlo. En la antigüedad las mujeres ya aprovechaban las cualidades del aceite de oliva, aplicando en el cutis como si fuera una crema y dejando que el cutis absorba. Basta con una gotita, y tu piel te lo agradecerá. La piel reseca se verá bendecida con su humectación. Sé constante  notarás la diferencia.