La ropa interior te hace sentir sexy

No importa qué ropa interior lleves bajo tu atuendo. El hecho de que tú lo sabes, te hace sentir sexy.

Es normal que cuando tengas alguna reunión o cita, busques la ropa interior más sexy en tu armario, no precisamente porque alguien la verá sino porque te transmite esa sensación. Es simple: la ropa interior te hace sentir sexy.

Si estás cansada de los calzones de abuelita o simplemente buscas nuevas prendas que te hagan sentir sexy, empieza por la ropa interior.

Ropa interior transparente

Es más sexy sugerir que descubrir. La ropa interior transparente te hace sentir sexy porque deja ver todo tu cuerpo de una manera insinuante, no necesitas palabras para expresarte cuando la usas.

Ropa interior de encaje

Los encajes vuelven locos tanto a hombres como a mujeres. El simple hecho de su textura es sexy, imagina una prenda confeccionada por completo de este material. Ésta es un arma infalible para sentirte sexy porque muestra y oculta a la vez. Un beneficio extra es que no oprime tu cuerpo sino que se ajusta a tu cuerpo de una forma delicada.

Ropa interior con detalles

A veces, un pequeño detalle en tu ropa interior puede hacerte sentir muy sexy. Si prefieres ropa que te cubra un poco más pero que te haga sentir sexy, puedes buscar los que traen diminutos moños al frente, cintas para amarrar a los lados, detalles metálicos o de pedrería y hasta pequeñas áreas transparentes o de encaje.

Ropa interior estampada

Si definitivamente prefieres algo más conservador, busca prendas con un estampado sexy. Busca las que tengan alguna frase escrita al frente o atrás, las que tengan un dibujo insinuante o sexy, o las que tengan un lindo estampado. El simple hecho de dejar atrás la ropa interior aburrida y blanco y usar colores, texturas o dibujos, es sexy.
Puedes jugar con los encajes, los estampados, los detalles o las transparencias y combinar tu ropa interior con tu atuendo. Lo más importante es sentirte bien contigo misma, no uses ropa interior que no te guste o te resulte incómoda.