¿Te lavas el cabello correctamente? Sigue leyendo

Es una rutina cotidiana pero no todas sabemos lavar el cabello correctamente. Ahí está el meollo del asunto

Es una rutina, como lavarnos los dientes, pero ha llegado el momento de hacer algunas reflexiones sobre el correcto lavado del cabello para que veas todo lo que puede hacer por ti. Mejores resultados y una melena de impacto.

Conoce tu cabello.
Conoce tu cabello.

El problema es que sometemos a nuestro cabello a muchos tratamientos “milagrosos” sin conocer realmente los componentes de los mismos. Estos son los básicos del lavado (correcto) de cabello:

  1. La frecuencia. Dos días a la semana es una frecuencia adecuada para una persona con el cuero cabelludo normal, si tu cuero cabelludo es más graso, quizá debas incrementar la frecuencia de lavado (cuatro o cinco veces a la semana).
  2. El pre. Si te has puesto algún fijador, empieza pasándote un peine para retirar cualquier residuo.
  3. El shampoo. Asegúrate de estar utilizando un shampoo adecuado a tu tipo de cabello.
  4. La cantidad. Equivalente al tamaño de una avellana sería suficiente para la melena corta y las medias melenas. Si tienes melena larga ajusta esta cantidad.
  5. Acondicionador. Solo de medios a puntas.
  6. El secado. El cabello mojado es muy sensible, debes evitar frotarlo con una toalla, en lugar de ello presiónalo. La toalla absorberá el exceso de agua sin dañar tu melena durante el proceso.
  7. El peinado. Peina y desenreda tu melena mojada o húmeda suavemente.
  8. Todo en exceso es malo. Si ya usaste shampoo y acondicionador, no uses tratamiento. Los tratamientos capilares reparan los poros capilares y deben utilizarse sobre el cabello dañado o seco una vez a la semana después del lavado con shampoo. Los tratamientos capilares reemplazan a los acondicionadores.
  9. Lo que no te imaginabas. En caso de que tengas melena larga por debajo de los hombros, una buena forma de proteger las puntas de la resequedad es aplicar acondicionador y enjuagar antes de ponerte el shampoo.
  10. Tip extra: Haz espuma solo en el cuero cabelludo. El cabello más cerca del cuero cabelludo es el más joven y por ende el más graso, mientras que las puntas usualmente son más secas y frágiles.