Los riesgos de los piercings

Los riesgos de los piercings son muchos. Ten cuidado si quieres ponerte uno.

Un tercio de los adolescentes con piercings considera que llevarlos no tiene ningún riesgo. Sin embargo, los riesgos de los piercings van desde infecciones locales hasta complicaciones como enfermedades bucales, parálisis del parto, necrosis y más.

La media de edad de quienes usan piercings es de 15 años, ésto según un estudio presentado en el 31º Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Edad que inclusive está por debajo de la que permite a alguien hacerse un piercing sin autorización de su tutor legal.

Los riesgos de los piercings incluyen:

  • Tétanos, que ocasiona rigidez muscular, convulsiones e incapacidad para respirar.
  • Sida, que seguro ya conoces. Ésta destruye las defensas del cuerpo y estás expuesto a grandes riesgos que acarrea esta enfermedad.
  • Hepatitis, que causa la inflamación del hígado y como consecuencia, éste podría dejar de funcionar.
  • Impétigo, enfermedad de la piel que causa ulceraciones y/o ampollas llenas de pus o agua.
  • Erisipela, una infección en la piel que se manifiesta con fiebre alta, escalofríos y placas rojas.

Es importante que los piercings sean puestos en un centro autorizado que cumpla con los requerimientos sanitarios. Todos los instrumentos de trabajo deben estar esterilizados y no al aire libre, pues podrían contaminarse y los riesgos son mayores. Y sea cual sea la parte del cuerpo donde se lleva un piercing, debe ser cuidada durante y después de la perforación.