Más mujeres que hombres piden el divorcio: la ciencia lo explica

"El matrimonio es la principal causa del divorcio", decía Groucho Marx

Resulta que hoy en días las mujeres, más que los hombres pronuncian la temida frase “quiero el divorcio”. Michael Rosenfeld, profesor de la Stanford University, examinó datos del proyecto de la universidad de 2009 a 2015 “Cómo las parejas se conocen y se mantienen unidas”, un estudio sobre relaciones y rompimientos.

“El matrimonio es la principal causa del divorcio”, decía Groucho Marx. Según este estudio, mientras que los rompimientos entre parejas no casadas fue neutral respecto al género, hombres abandonan en el mismo nivel que las mujeres, cuando se habló de divorcio, Rosenfeld descubrió que las esposas iniciaron el 69 por ciento de las rupturas, comparados con el 31 por ciento de los hombres.

“La tendencia de las mujeres a iniciar divorcios fue muy obvia, más la neutralidad de género que encontré en las parejas no cazados no fue el caso, ya que previas encuestas nunca se molestaron en preguntarle a la gente quien deseó la ruptura en la relación” dijo Rosenfeld.

Son también las mujeres quienes muestran, abiertamente, mayor insatisfacción en el matrimonio. La distinción tiene que ver en cómo las mujeres se sienten sobre el matrimonio en general.

Mujeres casadas reportan niveles bajos de relaciones de calidad a diferencia de los hombres. Sin embargo, las mujeres y hombres no casados tienen niveles equitativos de calidad.

No solo eso, según el National Center for Health Statistics, cuando termina un matrimonio, dos tercios de las veces la mujer es la que presenta la demanda de divorcio.

Las mujeres mencionan como principales razones:

  1. Falta de conexión emocional. Cuando las mujeres buscan un compañero fuera de sus matrimonios, es más a menudo por la conexión emocional que la conexión física.
  2. Diferencias en el manejo de las finanzas. Y es que cuando el dinero sale por la puerta, el amor salta por la ventana.
  3. Un hombre que rara vez está en casa. La ausencia duele y, eventualmente, pesa.
  4. La incapacidad para resolver conflictos. Alejarse, negarse a tratar las diferencias o evitar la comunicación nunca resolverá nada.
  5. Comportamiento controlador. Los matrimonios funcionan mejor cuando dos personas separadas con diferentes intereses se unen y encuentran puntos en común.

También podría gustarte