Cerveza sin alcohol es buena para la salud

Controla los niveles de glucosa

El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) reveló que el consumo moderado de cerveza sin alcohol ofrece grandes beneficios en nuestra salud, sobre todo en el funcionamiento del aparato digestivo y la obtención de unos adecuados niveles de glucosa.

Un estudio realizado por el Departamento de Genética y Biología Molecular, demostró que existe una disminución de los niveles de glucosa en ayunas y un aumento moderado en la funcionalidad de las células beta del páncreas, que es donde se produce la insulina, además de una regulación de las bacterias estomacales, al beber cerveza sin alcohol.

Las pruebas se realizaron a 35 personas entre los 20 y 40 años, donde un 50% eran hombres y el otro 50 mujeres, que consumieron durante un mes una lata de cerveza sin alcohol tipo Lager de 355 mililitros acompañada de alimentos.

El seguimiento de las pruebas se dio de manera periódica cada 15 días, donde se hicieron pruebas bioquímicas que evaluaron los metabolitos en sangre.

La investigación observó también un cambio en la diversidad de la microbiota intestinal de las personas participantes, donde la abundancia relativa de bacterias que tenían originalmente se modificó presentando mayor abundancia de la bacteria llamada Bacteroidetes, en relación a otra conocida como Firmicutes.

Cuando existe sobrepeso u obesidad, los seres humanos presentan un desbalance entre estos dos tipos de bacterias en el colón.

Por lo tanto, aunque la cantidad de Bacteroidetes disminuye, el consumo de cerveza la aumenta y equilibra la relación entre ambas bacterias, traduciéndose en un beneficio para la salud.

“No se observó que la ingesta de cerveza tuviera un efecto negativo en la capacidad fermentativa de la microbiota, aunque hayan aumentado los Bacteroidetes”, aclara el comunicado de la institución.

El estudio reveló también que no existe relación entre el consumo de cerveza y el aumento del índice de masa corporal de las personas.

“Esto muestra que el consumo de cerveza en forma moderada no genera aumento de grasa ventral, ni causa obesidad y tampoco aumenta la presión arterial”, precisó el líder de la investigación, Jaime García Mena.