Método pilates de la rehabilitación al fitness

Todos hemos escuchado a cerca del método Pilates, algunos incluso lo hemos practicado, lo vemos anunciado en gimnasios y sabemos que lo usan los bailarines; pero ¿de dónde proviene esta técnica?

Joseph H. Pilates nace en pueblecito cercano a Dusseldorf (Alemania) en 1880. Dado a que de niño padeció muchas enfermedades, se enfocó a desarrollar un método que lo pudiese acondicionar física y mentalmente al cual llamó “Contrología” que él definió como “La ciencia y el arte del desarrollo coordinado del Cuerpo-Mente-Espíritu a través de movimientos naturales bajo estricto control de la conciencia”.

Para desarrollar esta disciplina, Pilates empleó sus conocimientos de Yoga, Artes Marciales, fisicoculturismo, los antiguos métodos griegos y romano y la danza, pero los llevó más allá combinando estas habilidades con su conocimiento del ejercicio físico y la anatomía. Posteriormente esta técnica fue difundida como Método Pilates, en honor a su creador.

En 1912 se trasladó a Inglaterra y a comienzos de la Primera Guerra Mundial fue declarado del estado e internado junto a otros alemanes en el campo de prisioneros de Lancaster.

Fue trasladado a un sanatorio en la Isla de Man donde trabajó como enfermero.

Modificando las camas y usando sus muelles, ayudó a la rehabilitación de los enfermos, dando origen a las máquinas de Pilates que hoy día se usan.

Al irse a vivir a EUA, conoce a Clara, quien sería su segunda esposa, y quien le ayudaría a perfeccionar su técnica. Se instalaron en Nueva York y fue allí donde siguieron su actividad laboral en el área de la rehabilitación, abrieron el primer estudio de Pilates en Nueva York, al lado del New York City Ballet. Bailarines como Marta Graham y George Balanchine fueron pioneros en la práctica con el método Pilates.

En el año 1990, Sean Gallagher compró el estudio de Joseph Pilates, quien había muerto 10 años antes, y fundó la compañía Pilates, Inc, haciendo del nombre Pilates una marca registrada. Lo más probable es que éste haya sido un intento para impedir el libre uso de su nombre y su técnica.

Tras numerosos juicios, se liberó la palabra Pilates y actualmente se imparten clases de fitness y acondicionamiento con este mismo método, aunque la rehabilitación siga existiendo.