La siesta: trucos para hacer dormir a los niños

La siesta es necesaria en los niños menores de 3 años, pues ayuda a su desarrollo. Por eso, cuando no quieran o puedan dormir, usa estos trucos para hacer dormir a los niños.

  • Procura que la siesta no sea cerca de la hora de dormir de los niños porque si no, interferirá con ésta.
  • Controla bien el tiempo de la siesta. Los niños no deben dormir demasiado durante la siesta para que puedan descansar en la noche. Evalúa cuánto tiempo es necesario para los niños. Pueden necesitar diferente tiempo según su edad y actividades.
  • Deja a un lado las actividades que estimulen mucho el movimiento y la actividad, así le será más fácil dormir. Puedes también programarla para después de comer el organismo está más propicio para dormir.
  • Establece una rutina. No pretendas hacerlos dormir a diferente hora cada día. La siesta debe ser programada todos los días a la misma hora en un momento adecuado para dormir; evalúalo. Acostumbra sus cuerpos y verás que hacer dormir a los niños será más fácil.
  • Otro de los mejores trucos para hacer dormir a los niños es utilizar elementos relacionados con el sueño, como sus juguetes favoritos, para que les produzca sueño.
  • No debes llamarla “siesta” porque a veces los niños están reacios a ésta. Para que los niños duerman no necesitan estar en pijama ni saber de antemano que lo quieres hacer dormir. Que sea un momento de descanso en el que los dos se relajen y ellos se duerman.
  • No pelees con los niños ni te esfuerces en exceso por hacerlos dormir. Está bien si un día no quieren dormir, pero conviene no romper la rutina.
  • No dejes a los niños en oscuras. Un poco de claridad a lo lejos es bueno porque de ese modo diferenciará la siesta del día y la hora de dormir en la noche.
  • Hacerlo dormir a los niños es fácil cuando el ambiente es adecuado. Prepara un ambiente tranquilo y propicio para dormir la siesta.

Recuerda que crear una rutina para la hora de dormir la siesta es importante. Para ello, deben cumplir 3 ciclos de 7 días haciendo lo mismo. Es decir, con 21 días seguidos de emplear estos trucos para hacer dormir a los niños, el resto ya no serán un problema.