Supersticiones de boda

Conoce las supersticiones de boda sólo por si acaso.

Muchas mujeres son supersticiosas y especialmente en el día de su boda. Aquí, lo que debes hacer para no dejar que las supersticiones de boda arruinen tu matrimonio.

No permitas que tu boda sea en enero, porque una de las supersticiones de boda dice que tendrás problemas económicos a lo largo de todo el matrimonio.

Cásate con luna llena y de preferencia, un día lunes. Así, tu unión será bendecida con fertilidad y abundancia. Evita a toda costa la luna nueva, pues es ideal para los rituales de magia negra, por lo que los novios están más expuestos a maldiciones.

El viernes es el día de Venus, diosa de la belleza y del amor, y ella se encargará de que el cariño de los novios dure mucho más que sólo el día de la boda. También el domingo es un día bendito pues es el día del Sol y éste derramará salud, alegría y abundancia sobre los esposos. Por esta misma razón el 24 de junio, el solsticio de verano, es una buena jornada para casarse.

No dejes que el día de to boda sea un martes 13. El martes es el día de Marte, dios de la guerra, así que aunque no sea 13, podría causar discordia. El número 13 corresponde al arcano de la muerte.

Otra de las superticiones es que el mes de mayo no es nada propicio para ninguna boda. Todo se debe a la “Noche de Walpurgis”. Desde la puesta del sol el 30 de abril a su salida el 1 de mayo se desarrollaba una lucha feroz entre las fuerzas de las tinieblas y las de la luz. Los brujos, brujas y espíritus malignos se dedicaban a bailar y hacían sacrificios humanos. En toda Europa se creía que los brujos salían esa noche y las consecuencias eran nefastas sobre la fertilidad de los esposos.

Aunque vivan juntos, la noche antes de la boda deben pasarla cada uno en su casa o en casa de los padres.

Al prepararte para tu boda, no olvides ponerte algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul. El día de tu boda nunca te pongas perlas ya que simbolizan las lágrimas y te traerán muchas a lo largo del matrimonio. Y una de las supersticiones más conocidas: nunca dejes que tu novio vea el vestido antes de tu entrada a la iglesia o al juzgado. Además, segúrate de que el día de la boda, tu novio lleve la corbata derecha porque si la lleva torcida significa que te será infiel.

Debes asegurarte que los invitados te tiren arroz si deseas tener descendencia. Y al salir de la iglesia, el ruido y la música alejan a los malos espíritus, así que toca las bocinas sin parar.