Tratamientos para pieles sensibles

Si tu piel se sensible, los estos tratamientos la harán lucir mejor.

Tu tipo de piel ya viene determinado desde tu ADN, así que si naces con la dermis sensible, así lo será toda tu vida. De hecho, ya sea porque tu tipo de piel es grasa, seca o sensible, con los años y otros factores se volverá más sensible y requerirá cuidados más especiales.

Los tratamientos para pieles sensibles son tantos y abarcan desde alergias, agresiones externas, el clima, el contacto con elementos incompatibles y demás.

Las grandes firmas de cosmética trabajan en fórmulas específicas para pieles sensibles. Pero si tú quieres adelantarte, sigue estos consejos:

Como parte del tratamiento para pieles sensibles está la protección. Busca las que le devuelvan el confort a las pieles sensibles, las que defiendan de los cambios climáticos y protejan contra agresiones externas. Compra bálsamos a base de mentol, caléndula y aloe vera, mejora las irritaciones en la zona de la nariz y los labios.

Y ya que no todas las pieles sensibles reaccionan igual a los distintos tratamientos, puedes probar el que más te convenga. Algunos tratamientos que puedes poner a prueba son:

No dermoabrasivos

Renuncia a los dermoabrasivos y a todos los tratamientos químicos para suavizar las líneas de expresión.

Tratamientos de vitaminas con defensas cutáneas

Estos tratamientos consisten en aplicar dosis homeopáticas de vitamina E y C en los puntos más vulnerables. Sé constante y en 5 sesiones podrás ver resultados efectivos en tu piel.

Exfoliación

La exfoliación es válida para todos los tipos de piel, pero para las pieles sensibles hay que tener cuidado de hacerlo sólo una vez cada 3 o 4 semanas. Evita el peeling y elige texturas suaves como las espumas.

Infiltraciones de ácido hialurónico

Éstas se aplican como parte de los tratamientos preventivos en las pieles jóvenes para darles un aspecto más luminosos y fresco.