La cruda verdad detrás de los chupetones: ¡alerta!

No son tan inofensivos como parecen, son las lesiones sexuales más comunes, son poco atractivos

Un chupetón es esa marca que aparece cuando a alguien se le ocurre succionar alguna parte de tu cuerpo por un tiempo prolongado. Los chupetones no son tan inofensivos como parecen

Más allá de una noche de copas, los chupetones pueden parecer bastante inocentes, pero no lo son.

Los chupetones son las lesiones sexuales más comunes, son poco atractivos. Los glóbulos diminutos llamados capilares se rompen y generan un moretón que tarda hasta semanas en desaparecer.

Esta muestra de pasión y afecto por parte de la pareja, puede causar diferentes enfermedades que quizás ni te imaginabas.

Suena exagerado pero en 2011, una mujer de Nueva Zelanda sufrió un derrame cerebral por culpa de un chupetón. No es broma.

Esto es lo que debes saber sobre los no tan inofensivos chupetones:

  1. Son hematomas (moretones). Cuando te hacen un chupetón parte de tus tejidos y vasos sanguíneos se rompen, y esa sangre acumulada provoca las dolorosas y llamativas marcas moradas (o negras, cuando se le pasa la mano).
  2. Las personas con deficiencia de hierro son más propensas a tener chupetones. Consume carnes rojas y verduras de hojas verdes.
  3. Pueden provocar herpes oral. Si tu pareja tiene herpes oral puede transmitirte el virus al tener contacto con tu piel por medio del chupetón.
  4. Pueden dejar cicatrices. Cuando son intensos y profundos.
  5. Pueden provocar parálisis. Justo el caso de la mujer en Nueva Zelanda. Su pareja la succionó con tal fuerza que le formó un coágulo de sangre que cuando llegó al corazón le provocó un pequeño infarto y posteriormente la parálisis.

Y si tuviste una noche de pasión inesperada y necesitas quitar esa molesta marca de tu cuello, ¡manos a la obra!:

  1. Enfría la cuchara metiéndola un par de minutos en el congelador y coloca la parte trasera sobre el chupetón.
  2. Envuelve un poco de hielo en una toalla y colócalo sobre el hematoma.
  3. Con un peine, cepilla la zona del chupetón para estimular la circulación en el área.