Atentado suicida en Irak: explota coche bomba en heladería; 16 muertos

El balance ha subido a 16 muertos y 75 heridos, incluyendo mujeres y niños

Casi 30 personas perdieron la vida y un centenar resultaron heridas el martes en dos atentados ocurridos con unas horas de diferencia en Bagdad, Irak, mientras que las fuerzas gubernamentales tratan de expulsar a los yihadistas de Mosul, segunda ciudad del país.

Uno de los dos ataques fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), el mismo que resiste al avance de las tropas iraquíes en Mosul (norte), donde unos 200.000 civiles están atrapados entre los combates, lo que inquieta a las organizaciones internacionales.

El martes, poco después de medianoche, un kamikaze hizo explotar un coche bomba frente a una heladería en el barrio de Kerrada, en el centro de Bagdad, precisaron responsables de seguridad.

“El balance ha subido a 16 muertos y 75 heridos, incluyendo mujeres y niños”, indicó uno de ellos. Imágenes publicadas en redes sociales mostraban el devastador impacto de la explosión, que dejó a la heladería rodeada de escombros.

Una foto muestra cucuruchos y recipientes de helados desparramados en el suelo manchado de sangre tras el ataque.

El grupo EI reivindicó el ataque a través de su agencia de propaganda Amaq, señalando que se había tomado como blanco “una reunión de chiítas”. Brett McGurk, enviado de la coalición liderada por Estados Unidos, condenó el ataque.

“Los terroristas del EI atacaron a familias y niños que disfrutaban tomando helados al aire libre. Seguimos respaldando a Irak contra estos malvados”, dijo McGurk en Twitter.

Unas horas después, un coche bomba estacionado en el puente de los “Mártires”, uno de los principales de la capital, explotó. “Once personas murieron en la explosión del coche bomba (colocado) contra civiles”, precisó un oficial de policía, que dio cuenta de decenas de heridos.

Este atentado no fue reivindicado pero su modus operandi recuerda al del grupo EI.