California se une a la lucha pro inmigrante

Ciudades del “estado dorado” buscan proteger a sus residentes

La ciudad de Pasadena en el estado de California, dentro de los EUA, aprobó una resolución para fortalecer la protección a inmigrantes que sean residentes dentro de la misma, una medida contraria a la política federal lanzada por el presidente de la nación estadounidense, Donald Trump.

La medida fue aprobada de forma unánime este lunes, el mismo día en que el procurador federal, Jeff Sessions, advirtió que se podrían retener recursos federales a aquellas ciudades que se han declarado como “santuario” de inmigrantes.

Sin declararse como ciudad “santuario”, Pasadena es un suburbio a unos 20 kilómetros al norte de Los Ángeles que forma parte de un numeroso grupo de ciudades y condados que se han declarado proinmigrantes con esto California pronto podría declararse estado “santuario” siendo así el primero del país.

La medida enumera los pasos que los empleados de la ciudad tomarán para proteger a los inmigrantes, incluyendo la protección de la información sobre el estatus migratorio de una persona y no pedirle al departamento de policía que haga cumplir las leyes federales de inmigración.

La policía de Pasadena reafirmó su antigua política de no hacer cumplir la ley de inmigración y sólo involucrarse con el Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos si se trata de asuntos de seguridad nacional.

Desde la elección del presidente Donald Trump, Santa Ana y Malibu se han unido a las ciudades de Long Beach y Los Ángeles, así como Santa Clara, San Francisco y Sacramento como ciudades santuario.

El concejal de Santa Ana, Sal Tinajero, dijo que consideró los comentarios de Sessions a los periodistas el lunes como “altamente políticos y una forma de intentar intimidar ciudades como la nuestra”.

Tinajero dijo que los residentes de esta ciudad, a unos 60 kilómetros al sur de Los Ángeles, no necesitan estar demasiado preocupados por las advertencias.

California recibió alrededor de 50 millones de dólares en subvenciones federales para combatir el crimen el año pasado.