Colombia decomisa dinero ilegal de jefe de las FARC muerto

Rebeldes de las FARC

Bajo la figura legal de “extinción de dominio”, el dinero decomisado a Cano, cuyo verdadero nombre era Guillermo León Sáenz Vargas, según Fiscalía, estaba representado en 242, 7 millones pesos; 135.200 dólares, y 17.500 euros, en total el equivalentes a unos 293.000 dólares.

La “extinción de dominio” significa el retiro de la propiedad de bienes, como muebles e inmuebles, o dinero en efectivo, que pasa a manos del Estado debido a su origen ilícito y que en general se destina a distintas actividades, desde construir casas para clases pobres a escuelas.

Según dijo la Fiscalía en un comunicado, Cano “nunca tuvo una ocupación lícita y, por el contrario, siempre estuvo vinculado a las FARC, llegando a formar parte del *secretariado* de esa agrupación y penalmente responsable, con sentencias ejecutoriadas, de terrorismo, secuestro extorsivo, tentativa de homicidio y homicidio agravado”.

“De tal forma que existe suficiente material probatorio que conduce a concluir sin lugar a dudas que la moneda incautada a Guillermo León Sáenz Vargas, alias ‘Alfonso Cano‘, es producto de una actividad ilícita, que carece de justificación legal, siendo de origen ilícito y permitiendo fincar la solicitud de procedencia”, agregó la Fiscalía, que no precisó que se haría con los fondos ni dónde exactamente fueron encontrados cuando el líder rebelde fue abatido.

El “secretariado” es la máxima jefatura de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y está actualmente integrado por seis miembros, incluido Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, quien sustituyó a Cano como máximo comandante de esa guerrilla.

Cano fue abatido por la fuerza pública el 4 de noviembre de 2011 en una zona montañosa del suroeste de Colombia. Había asumido la comandancia del grupo guerrillero en mayo de 2008 cuando se anunció la muerte natural de su fundador, Pedro Antonio Marín o Manuel Marulanda, más conocido como “Tiro fijo”.

Actualmente las FARC y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a casi 50 años de confrontaciones entre las partes. Según el gobierno, actualmente las FARC tienen en sus filas a unos 7.800 combatientes.