Mayoría de inmigrantes recién detenidos en Texas no tienen antecedentes delictivos

Inmigrantes en EU: con temor a deportaciones.

Inmigrantes temen a las políticas de Trump.
Inmigrantes en EU: la mayoría sin antecedentes criminales.

La mayoría de los 51 inmigrantes detenidos por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Austin, Texas, durante el primer operativo nacional de detención y deportación de la administración del presidente Donald Trump, carecían de antecedentes delictivos en este país.

De los 51 detenidos en la segunda semana de febrero pasado, 28 habían hecho su vida en Estados Unidos sin nunca haberse inmiscuido en problemas legales, reveló una investigación conducida por un equipo de reporteros del periódico The Austin American Statesman.

Los funcionarios de ICE se han negado a identificar a las personas que fueron detenidas en la “Operación Cross Check”, que también afectó a otras áreas del país, incluyendo Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Atlanta.

Pero un equipo de reporteros del Austin American Statesman pasó tres semanas trabajando para confirmar sus nombres y cualquier historia criminal a través de los archivos de la corte, miembros de las familias y abogados que los representan.

De las 51 personas detenidas, el periódico identificó a 23. Entre ellas se encuentra una persona que fue sentenciada por homicidio y varias más declaradas culpables de asalto violento, los tipos de sospechosos que los funcionarios han dicho serán el principal objetivo a detener y deportar. Por su parte, autoridades federales confirmaron al periódico que más de la mitad de los detenidos, 28 de los 51, no tenían antecedentes penales.

Sin embargo, muchos fueron detenidos por los agentes de inmigración debido a alguna conexión con una persona objetivo, que los funcionarios federales han calificado como “arrestos colaterales”.

“Estos detenidos sin antecedentes penales trabajaron en la construcción, limpiaron casas, hicieron pequeños trabajos y, además, tienen familias y niños”, señaló la investigación del Austin American Statesman.

Mientras muchos permanecen aun detenidos, los procedimientos de deportación ya han ocurrido para algunos y están en curso para otros.