Inmigrantes no tienen derecho a poseer armas

Armas

Un tribunal federal de apelaciones sentenció que los inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización gozan del derecho constitucional de portar armas, pero legalmente no pueden poseerlas debido a otra ley.

El panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 7º Circuito falló en un caso del mexicano Mariano Meza Rodríguez. Su familia lo llevó a Estados Unidos sin autorización cuando tenía unos cuatro o cinco años, de acuerdo con el fallo del tribunal. Ya adulto, Meza Rodríguez fue arrestado en 2003 después de una disputa en un bar de Milwaukee. La policía encontró una bala calibre .22 en un bolsillo de su pantalón corto.

La ley federal prohíbe que la gente que resida en el país sin autorización posea armas de fuego o municiones. Meza Rodríguez argumentó que las acusaciones deberían descartarse porque esa ley infringe la Segunda Enmienda constitucional que da el derecho de portar armas.

El juez de distrito Rudolph Randa rechazó ese argumento, bajo la justificación de que la Segunda Enmienda no se aplica a las personas que viven sin permiso en el país. Al final, Meza Rodríguez fue condenado por el delito y fue deportado a México.

El panel del 7º Circuito ratificó la condena de Meza Rodríguez al argumentar que sigue válida la prohibición federal de que la gente sin autorización de residir en el país posea armas. Wood escribió que el derecho a portar armas no es ilimitado y que el gobierno tiene un fuerte interés en evitar que las personas que ya violaron la ley al entrar al país sin autorización porten armas.