Muere el deportista extremo Dean Potter en Yosemite

Dean Potter camina en la cuerda sin protección

Dean Potter fue reconocido por sus arriesgados saltos en la práctica deportiva conocida como BASE ( siglas en inglés de las categorías de los saltos con paracaídas desde distintas estructuras naturales o artificiales, como rascacielos, riscos y puentes), fue uno de los dos paracaidistas que murieron después de saltar de un promontorio de 2325 metros (7.500 pies) en el Parque Nacional de Yosemite.

Alguien pidió ayuda el sábado después perder contacto con Potter, de 43 años y su compañero Graham Hunt, de 29.

El guardia forestal Scott Gediman dijo que los rescatistas buscaron a los dos durante la noche pero no los encontraron. El domingo por la mañana, la tripulación de un helicóptero encontró los dos cadáveres en el Valle de Yosemite.

Los dos vestían trajes especiales con aletas en brazos y pies para ayudarles a planear en el aire, pero no habían desplegado los paracaídas, dijo Gediman.

Los saltos BASE están prohibidos en todos los parques nacionales. Es posible que hayan saltado al anochecer o durante la noche para no ser detectados.

“Los saltos BASE son lo más peligroso que se puede hacer… cada vez que saltas equivale a tentar a la suerte”, comentó Corey Rich, fotógrafo que documentó algunos de los saltos de Potter. “Las probabilidades no te favorecen y, lamentablemente, Dean extrajo la carta adversa”.

Potter y Hunt, que vivían cerca de Yosemite, eran figuras prominentes entre la comunidad de escaladores del parque, agregó el guardia. “Este fue un incidente horrible y nos solidarizamos con sus amigos y familiares”, agregó. “Es una pérdida enorme para todos nosotros”.

Potter cobró notoriedad al llevar la práctica a sus extremos escalando algunas de las estructuras y acantilados más peligrosos sin sogas ni ningún implemento de montañismo. También caminó por la cuerda floja suspendida entre enormes formaciones rocosas usando un paracaídas en caso de caída.

La empresa Cliff Bar le retiró el patrocinio a Potter y otros cuatro escaladores por considerar que asumían riesgos excesivos.

En años recientes, Potter había combinado su pasión por las escaladas y los vuelos con los saltos BASE. En 2009 estableció un récord por volar con el traje especial durante 2 minutos y 50 segundos. La revista National Geographic lo proclamó el Aventurero del Año.