Muere el perro más viejo del mundo

Muere el perro más viejo del mundo

El perro más viejo del mundo murió a los 26 años (equivalente a 125 años humanos) en su casa de Japón, luego de que su dueña regresara de hacer unas compras en un mercado local.

“Creo que esperó hasta que llegué”, dijo la mujer de 42 años, quien había tenido a Puske “desde que era una jovencita”.

De acuerdo a la mujer, el perro realizó su paseo diario un día anterior, pero luego se negó repentinamente a comer y mostró dificultades para respirar.

La organización del Libro de Récord Guinness registró a Pusuke como el perro más viejo del mundo en diciembre del año pasado, tras verificar sus documentos de vacunación y el registro municipal de animales.

Pusuke estaba por cumplir 27 años y no pudo alcanzar la meta de Bluey, un perro pastor ganadero australiano que vivió hasta los 29 años.