Obispos de Venezuela buscan el respaldo del Papa

Los obispos buscan de esta manera reabrir una mediación con el gobierno venezolano.

 

Los obispos de Venezuela han hablado en diversas ocasiones acerca de la situación política y social que actualmente se desarrolla en aquel país, además de diversos intentos de poder intervenir por el bien de la ciudadanía, buscando frenar los ataques y diversas acciones que el gobierno de Nicolás Maduro ha ejercido a lo largo del tiempo.

La reunión con el Papa Francisco XVI fue solicitada con días de anticipación y tiene lugar en el Palacio Apostólico a puerta cerrada.

Los representantes de la iglesia venezolana que han realizado el viaje son monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV; mons. José Luis Azuaje, primer vicepresidente de la CEV; mons. Mario Moronta, segundo vicepresidente de la CEV; mons. Víctor Hugo Basabe, Secretario General y los cardenales Jorge Urosa Savino y Baltazar Porras, presidentes honorarios.

La idea de esta reunión es la de poder transmitirle “la grave situación que vive el país y que el Papa ya conoce a través de la Nunciatura apostólica”.

Esta reunión se realiza en plena crisis institucional que golpea a Venezuela en estos momentos en los cuales, la oposición del régimen de Nicolás Maduro ha estado realizando marchas dentro de territorio del país sudamericano, las cuales son reprendidas con violencia por parte del gobierno local.

La respuesta del Ejecutivo a todas estas protestas ha sido la de realizar unas elecciones para una Nueva Asamblea constituyente, las cuales serán celebradas el próximo 30 de julio, con reglas que en teoría podrían favorecer en gran medida al régimen chavista.

Ante esta situación en la cual, cualquier intento de comunicación se pueda siquier intentar con el gobierno venezolano, cualquier actividad de mediación internacional podría servir para tratar de establecer el orden y paz en Venezuela.

El Papa Francisco se dijo dispuesto al diálogo, de hecho, en su regreso de Egipto, el representante de la iglesia católica mencionó que estaría dispuesto a participar en una mediación con los tres expresidentes Iberoamericanos que acompañaron al proceso la última vez: José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá; y Leonel Fernández, de República Dominicana.