Michel Temer se salva: Tribunal de Brasil lo absuelve (por lo pronto)

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil absolvió hoy al presidente Michel Temer de las acusaciones de uso de dinero ilícito, en un juicio que amenazaba con provocar su caída.

Por cuatro votos a tres, los magistrados absolvieron al mandatario, en un caso que llegó esta semana a su fase deliberativa y provocó un clima de incertidumbre en Brasil, ante la posibilidad de que el jefe del Estado viera su mandato anulado.

El juicio fue abierto luego que la coalición Dilma Rousseff-Michel Temer ganó la elección presidencial de 2014.

Los siete magistrados del TSE deliberaron, en público y en sesiones maratónicas, sobre si la coalición Rousseff-Temer usó dinero proveniente de la corrupción para su campaña, y si ello fue determinante para salir vencedores en los comicios.

El juez del caso, Herman Benjamin, así como los jueces del supremo Rosa Weber y Luiz Fux, votaron a favor de anular el mandato de Temer e inhabilitar a Rousseff por ocho años, al entender que hubo uso millonario de recursos procedentes de la petrolera Petrobras.

Sin embargo, con el voto empatado tres a tres, el presidente del TSE y también juez del supremo, el controvertido Gilmar Mendes, confeso “amigo personal” de Temer, voto contra la anulación del mandato, aduciendo la necesidad de “estabilidad institucional”.

“Debemos tener mucho cuidado con las instituciones”, dijo Mendes, conocido por sus críticas públicas al Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, así como por su cercanía con partidos conservadores.

Los jueces vencedores optaron por dejar fuera del proceso pruebas determinantes como las confesiones de empresarios de la constructora Odebrecht, en las que detallan contribuciones ilícitas por valor de millones de dólares para la campaña de 2014.

“Solo los indios aislados del Amazonas no sabían” de la corrupción política de Odebrecht a los partidos políticos, llegó a decir en las audiencias Benjamin, al ser cuestionado por sus colegas sobre la validez de las confesiones de los ejecutivos de la constructora.

Fue precisamente esta estrategia formal de los magistrados del ala más cercana a Temer que les permitió construir argumentos jurídicos y, de esta forma, salvar al presidente, que deberá ahora enfrentar una posible denuncia en la Fiscalía general por corrupción, obstrucción a la justicia y formación de cuadrilla.

 

También podría gustarte