Prótesis de siliconas cancerígenas afectan a más de 53 mil latinoamericanas

En Argentina, se calcula que unas 13 mil 500 personas utilizaron la marca francesa, Poly Implant Prothèse (PIP), la cual cerró en el 2010.

Mientras en Colombia, otras 14 mil pacientes habrían usado el producto, según datos del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos. Aunque en Venezuela no existen datos oficiales, es un país con elevado número de cirugías estéticas, con un aproximado de 40 mil al año.

Asimismo, en Brasil, las afectadas superarían los 24 mil, de acuerdo con estadísticas de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria. Sin embargo, el presidente de la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica, Sebastiao Guerra, afirmó que no se reportaron casos de cáncer o inconvenientes estrictamente vinculados con los implantes PIP.

No obstante, el país prohibió en el 2010 las importaciones de esa compañía, debido a casos de ruptura del material, registrados en Francia.

Por lo que, en ese mismo año, el fabricante PIP cerró cuando se descubrió que vendía prótesis mamarias con una silicona industrial de menor calidad, utilizada en realidad para productos electrónicos. Además podía explotar con facilidad.