Puerto Rico rechaza reforma fiscal económica

Puerto Rico rechaza reforma fiscal económica

El pueblo puertorriqueño teme por su futuro, Puerto Rico rechaza reforma fiscal económica.

El gobernador Alejandro García Padilla se comprometió el jueves a negociar con legisladores después de que rechazaron una reforma fiscal en Puerto Rico, lo que generó preocupación en torno al futuro económico de la isla.

Sin embargo, advirtió que actuará por su cuenta de ser necesario para corregir los problemas financieros del gobierno.

“Puerto Rico está ante una de las mayores crisis de índole fiscal y económica en toda nuestra historia moderna”, afirmó García en su discurso anual televisado sobre el estado de la isla. “No puedo dejar de actuar. El país no aguanta más la incertidumbre de la inacción. Con ustedes, o a pesar de algunos de ustedes, este país se levantará“.

El gobernador pronunció su discurso horas después de que los legisladores rechazaran su exhortación para aplicar un impuesto al valor agregado de 16%, y luego votaran 28-22 a favor de una forma alterna de obtener fondos, incluido un impuesto del 13% a bienes y servicios luego de unas nueve horas de debate y semanas de negociaciones.

García dijo que actuaría de inmediato con el fin de reducir los costos del gobierno, reestructurar el Departamento del Tesoro para ayudar a contener la evasión fiscal, y presionar para que Puerto Rico tenga el derecho a declararse en bancarrota con el fin de poderse reorganizar. Dijo que planea crear dos grupos de trabajo para hallar formas de impulsar la liquidez y ayudar a reorganizar el gobierno para asegurar la continuidad de servicios esenciales.

Hizo notar que su gobierno ya ha reducido un déficit de 2.200 millones de dólares a menos de 200 millones y también recortó 16.000 puestos gubernamentales sin tener que recurrir a despidos.

Un opositor del plan fiscal, el representante Manuel Natal, dijo que él y los otros legisladores que votaron contra la medida desean una reforma en los impuestos que refleje las realidades fiscales de la isla y no golpee duramente a la clase trabajadora.

En momentos en que Puerto Rico se encuentra en su octavo año en recesión, el gobierno soporta una pesada carga de 73.000 millones de dólares en deuda pública, y a los inversionistas les preocupa que algunas de las agencias de la isla pudieran irse a la bancarrota. El Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico advirtió recientemente que el gobierno podría quedar paralizado en tres meses si no se actúa.

Legisladores de oposición acusaron a García de ofrecer solamente promesas vagas en su discurso sobre cómo corregir la economía y criticaron su advertencia de actuar por su cuenta si decide que eso se requiere.

El economista Gustavo Vélez dijo en entrevista telefónica que el gobierno necesita actuar rápidamente para hacer frente a sus problemas financieros, e indicó que debería reducir el gasto público en hasta 800 millones de dólares.

El gobernador dijo que espera presentar una propuesta presupuestal para el año fiscal 2016 en las próximas semanas, junto con un plan quinquenal de ajuste en los impuestos.