Unión Europea rechaza presupuesto de 960 mil millones de euros

Martin Schulz, titular del Parlamento Europeo

“Es este un paso importante para la democracia europea”, dijo el presidente del Parlamento, Martin Schulz. El plan de siete años (acordado el mes pasado en la reunión cimera de los 27 jefes de estado tras dos días de negociaciones casi ininterrumpidas) no atendió las principales demandas del Parlamento de gastar más para fomentar el crecimiento económico y mayor flexibilidad para transferir fondos entre las principales partidas del presupuesto. Por ese motivo, Schulz dijo que debía ser rechazado.

La propuesta de los gobiernos abarca reducciones del gasto por primera vez en la historia de la Unión Europea y consolidaría el presupuesto del bloque hasta finales del 2020.

“La votación ha demostrado que el Parlamento Europeo debe ser tomado en serio como socio negociador”, dijo Schulz. “Estamos dispuestos ahora a negociar un presupuesto multianual justo”, agregó. Los representantes gubernamentales y parlamentarios deben intentar ahora llegar a un compromiso. Las autoridades sostienen que intentarán finalizar la tarea antes de mediados de septiembre.

El Parlamento Europeo ha comenzado a ejercer su peso bajo la dirección de Schulz. Y los 27 gobiernos de la UE —al igual que los ejecutivos bancarios del Viejo Continente— han comenzado a comprender que se ha producido un giro en el equilibrio del poder. A principios de mes, en unas duras negociaciones, el Parlamento obligó a los gobiernos miembros a aceptar un tope en las bonificaciones pagadas a los banqueros equivalente a su salario básico, o el doble si lo aprueban los accionistas.

Los legisladores agregaron el tope en las bonificaciones a un plan para reforzar el sistema bancario de la UE. Ansiosos de pasar el plan sin mayores retrasos, los gobiernos aceptaron a regañadientes la propuesta del Parlamento, pese a la enconada oposición de Gran Bretaña, sede del mayor emporio financiero en Europa. En la votación del miércoles, 506 de 690 legisladores rechazaron el proyecto de ley presupuestario y pidieron nuevas negociaciones.