En Venezuela denuncian muertes de niños en Hospitales

La escasez de medicamentos y alimentos han llevado a los fallecimientos de menores.

Apenas en mayo pasado se reportaron las muertes de cuatro niños venezolanos por contaminación con bacterias dentro del hospital pediátrico J.M De los Ríos, siendo el principal del país, esto pese a que los padres de los pacientes de la unidad de diálisis habían pedido a las autoridades de la entidad que le dieran solución a las ya frecuentes infecciones intrahospitalarias, según lo ha informado Judith Bront, madre de uno de los menores que falleció por esta causa en mayo pasado.

Bront y otros dos representantes de diversos organismos de defensa de la infancia participaron dentro de la audiencia Impacto de la crisis política y económica sobre la niñez en Venezuela, siendo esto parte del 163° periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual tiene lugar en Lima, Perú.

Carlos Trapani, quien es coordinador general de Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap, un organismo de la sociedad civil), ha explicado que debido a la carencia de fármacos e insumos médicos, los trasplantes de órganos y servicios de diálisis peritoneal se encuentran paralizados, tanto para niños como para adultos.

Otro de los indicadores para la crisis de salud que se encuentra viviendo Venezuela, es que unos cinco mil pacientes se encuentran esperando una cirugía en el hospital pediátrico, según lo señaló dentro de la audiencia, Katherine Martínez, de Prepara Familia, una institución que ayuda los familiares de los niños que son pacientes dentro del hospital J.M De los Ríos.

En 2016 había 232 camas (el número máximo que se pueden instalar) y este año solo hay 153 camas operativas. Todos los servicios sufren las penurias de no tener medios para reacción, además, los niños no pueden recibir exámenes de rayos X o tomografías“, añadió Martínez.

Los representantes de Cecodap y Prepara Familia aseguraron que los familiares de los niños han estado denunciado estos casos desde el 2014, sin que las autoridades les den respuesta alguna.